APERTURA DEL ENCUENTRO DE PROPEDÉUTICO OSCOL COSTA CARIBE

En la tarde de ayer se realizó la Celebración Eucarística de apertura del Encuentro de Propedéutico OSCOL Costa Caribe, en la Parroquia Sagrados Corazones de Jesús y María. La Santa Misa fue presidida por Mons. José Mario Bacci, obispo de Santa Marta y concelebrada por el Pbro. Jair Polo, rector del Seminario Mayor Diocesano san José, los formadores y los delegados de los seminarios asistentes: Provincial san Carlos Borromeo de Cartagena y Seminario Regional Juan XXIII de Barranquilla. 

En su homilía, monseñor José Mario dijo:

“Esta comunidad parroquial se alegra de recibir entre nosotros a los jóvenes que inician el proceso de formación; a los jóvenes de la Costa Atlántica Colombiana, representados aquí, en los seminarios de Cartagena, Barranquilla y Santa Marta. Los recibimos, entre nosotros, con alegría, con gratitud, por su decisión valiente de seguir al Señor.” Y  añadió. “Nos comprometemos a orar por ellos y por todas las vocaciones. Por más vocaciones para nuestras iglesias particulares.”

Monseñor también los invitó a vivir con fidelidad su compromiso. “Y los llamamos también a ellos, al compromiso que implica la respuesta positiva al Llamado del Señor. Una vez respondido el llamado, diciéndole al Señor, ¡sí, yo te sigo!, comienza una historia nueva; el diálogo vocacional con el Señor, el discernimiento continuo de las exigencias, cada vez más profundas, que configuran la propia vida con la del Señor, para servirlo en la vida sacerdotal”

El obispo de Santa Marta también les hizo el siguiente llamado a los asistentes a la Eucaristía: “Esto también es responsabilidad de la comunidad cristiana, al compromiso activo con la vocación que el Señor les ha concedido. No seamos consentidores de seminaristas. Díganle, necesitamos buenos sacerdotes. Las comunidades merecen buenos pastores y el Señor no les pone al frente pastores negligentes. Quienes lo sean, lo son en virtud de una desviación del camino, de un enfriamiento de la primera vocación y entonces se debilita el compromiso y cuando se debilita el compromiso, todo cae. Y la vocación propia se desconfigura y la misión se opaca. El único camino es el compromiso diario, constante, hasta que sea el don de toda la existencia. Si no es así,  no vale la pena vivir ninguna vocación de la diversidad vocacional de la Iglesia. Exige sí, compromiso toda la vida. Así que, otra vez, los acogemos con alegría y los llamamos al compromiso.”

Finalmente, monseñor José Mario recalcó: “Las comunidades esperan, desean, que al frente suyo estén buenos pastores, llenos de convicción, de gozo contagioso.” Y añadió:

“Que el Señor nos ayude, nos de su gracia y que encuentre, entre nosotros, colaboradores inteligentes, atentos, para que sea eficaz la obra de Dios en nosotros y su nombre sea anunciado en el mundo y se cumpla su designio entre nosotros.”

Compartir:

Más artículos…

Visita a ESPAC

En la parroquia san Pedro y san Pablo, el 6 de junio se dio la visita del director nacional de la Escuela Parroquial de Catequistas

Leer más »