PASTORAL SOCIAL APOYA A MIGRANTES

Para recorrer 1066.3 kilómetros en carro, son necesarias ocho y hasta nueve horas. Eso tardan los migrantes venezolanos para llegar a Santa Marta. Este recorrido es parecido al del pueblo de Israel en el desierto, y luego podrían encontrar en nuestra ciudad la tierra prometida.

Cuando llegan, la mayoría de ellos se ubican en semáforos para limpiar vidrios, vender mandarinas o dulces; otros se dedican a oficios varios en casas, entre otras actividades. Según datos aproximados, en esta ciudad hay 57.046 ciudadanos de nacionalidad venezolana.

Algunos traen un plan de vida trazado. En universidades e institutos de formación hay muchísimos de ellos sacando adelante su formación académica; otros llegan a la deriva, en situación de vulnerabilidad, detrimento social y empobrecimiento. ¿Qué hace la Iglesia por ellos?

Monseñor José Mario Bacci siempre ha mostrado interés en ayudarles a salir adelante, de hecho, la Diócesis de Santa Marta no es ajena a esta realidad y a través de su Pastoral Social crea alianzas con instituciones para luchar contra este flagelo que afecta a miles en nuestra jurisdicción. De allí brota la primera feria de emprendimiento: “En Colombia También se Puede Emprender”, realizada recientemente en Ciénaga, Magdalena.

De esta forma, la Pastoral Social, INNPulsa Colombia y el Ministerio de Comercio Industria y Turismo, se unen para fortalecer emprendimientos liderados por migrantes venezolanos, colombianos retornados y comunidades de acogida en Santa Marta y Ciénaga. Así son beneficiados 230 emprendimientos, que ofrecen variados productos y servicios, desde belleza integral, producción de alimentos y construcción.