Regina Coeli: rezo pascual a la Virgen

Durante la cincuentena pascual, la Iglesia reemplaza el rezo del Ángelus por el Regina Coeli, desde el Domingo de Resurrección hasta el día de Pentecostés. Es una oración mariana que ha resonado a lo largo de los siglos como una expresión ferviente de devoción y gratitud hacia la Virgen María.

Su origen se remonta al siglo XIII, y desde entonces ha sido una parte integral de la tradición católica, especialmente durante el tiempo litúrgico de Pascua.

La historia del Regina Coeli se remonta al siglo XIII. Esta hermosa oración es una invitación a todos los creyentes a regocijarse por la resurrección de Jesucristo y a honrar a María como la Madre de Dios.

La oración comienza con las palabras “Regina Coeli, laetare, alleluia” (Reina del Cielo, alégrate, aleluya), que se traducen como una llamada a la alegría y la celebración. Es una expresión de gozo por la victoria de Cristo sobre la muerte y la promesa de vida eterna. Es una oportunidad para renovar la alegría pascual y para honrar a María como la madre que compartió la victoria de su Hijo sobre la muerte.

Regina Coeli en español:

Reina del cielo, alégrate, aleluya.
Porque el Señor, a quien has llevado en tu vientre, aleluya.
Ha resucitado según su palabra, aleluya.
Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

Oración:

¡Oh, Dios!, que te dignaste alegrar al mundo por la Resurrección de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo: concédenos, te rogamos, que por la mediación de la Virgen María, su Madre, alcancemos los gozos de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Regina Coeli en latín:

Regina cæli, lætare; alleluia. Quia quem meruisti portare; alleluia. Resurrexit sicut dixit; alleluia. Ora pro nobis Deum; alleluia. Gaude et lætare, Virgo Maria; alleluia. Quia surrexit Dominus vere; alleluia.

Oremus:

Deus, qui per resurrectionem Filii tui Domini nostri Iesu Christi mundum lætificare dignatus es, præsta, quæsumus, ut per eius Genetricem Virginem Mariam perpetuæ capiamus gaudia vitæ. Per eundem Christum Dominum nostrum. Amen.