Yo te daré la Maestra

La presencia de la Santísima Virgen María en la vida y en la historia de la Iglesia es un tesoro inmenso. Ella hace parte fundamental de la vida del creyente y se convierte en maestra que guía y acompaña nuestro camino de fe. La doctrina de la Iglesia nos presenta razones concretas para amarla y pedir su portentoso auxilio; y también la vida de hombre y mujeres de estos tiempos que han alcanzado la santidad, se nos presentan hoy como testimonios vivos de las intervenciones de María en favor de sus hijos.

En el sueño de los nueve años, suceso que marcó la vida y misión de San Juan Bosco, nuestro Señor, le muestra muchos jóvenes, que, en medio de disputas y malos tratos, intentaban arreglar un problema. Juan Bosco intenta separarlos para hacer que cambien y Jesús le dice: “con la mansedumbre y los buenos tratos podrás cambiarlos…” y añade: “Yo te daré la maestra bajo cuya disciplina podrás llegar a ser sabio y sin la cual toda sabiduría se convierte en necedad”.

Estas palabras pronunciadas por Jesús en el famoso sueño, nos recuerdan lo que Él mismo, expirante en la Cruz, nos dejó como testamento“Mujer, ahí tienes a tu hijo.” Luego, dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre.” (Jn. 19, 25 – 27). El Señor es quien entrega a María como la verdadera maestra y nosotros la acogemos en nuestra vida y misión, siguiendo el ejemplo del discípulo amado.

Ella es la mujer, la maestra y la madre, que unida a Cristo colabora en su misión salvadora; su maternidad la hace atenta y cercana a los hijos de su Hijo. Esta es la maternidad eclesial que expresa claramente el Vaticano II en su Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium en todo el capítulo octavo.

Terminando el mes de mayo y empezando junio, mes del Sagrado Corazón de Jesús, en íntima unión con María, recordamos las palabras de Monseñor José Mario Bacci, pronunciadas el 24 de mayo del 2023: “En la compleja maraña de las vicisitudes humanas, el pueblo cristiano ha experimentado siempre en su historia el Auxilio concreto de la Virgen María, especialmente en los momentos difíciles. Juan Bosco vio una síntesis admirable del misterio de la Santísima Virgen María: ¡Ella es Madre, Maestra y Auxiliadora!

Convencidos de que “todos somos Diócesis de Santa Marta”, nos acogemos a Ella y le confiamos nuestra vida y misión pastoral, para que el Reino de su Hijo siga siendo realidad en nuestro territorio diocesano.

Compartir:

Otras opiniones…

El Amor de Dios

En el libro del Génesis vemos que, Dios crea todo lo que contemplan nuestros ojos; añadiendo un poco de la tradición judía, en el libro

Leer más »